Trueque: cama por creatividad

Out the Studio es el nombre de su idea. Se trata de “un estudio nómada de diseño y comunicación que reaviva el sistema del trueque”, definen los creadores. “Nuestro objetivo es viajar creando y diseñando por el mundo e intercambiar nuestros proyectos por necesidades básicas para mantener el estudio en continuo movimiento, y con él, el viaje”.

1hotesmeralda

A mil euros por cabeza la vida tenía una comodidad relativa. Miguel Aza (Madrid, 31 años) y Julia Silva (Zaragoza, 28 años), pareja de trabajo y de agarrarse la manita, decidieron que a pesar de los tiempos que corren tener un curro como creativos de publicidad en una agencia de Barcelona no era lo que realmente querían. “Ahora o nunca”, pensaron estos imaginativos tortolitos. Y con esas abandonaron sus días de “ajetreo, stress, horas extra y competitividad”, prepararon las mochilas y dijeron “adiós Mariano, nos marchamos”.

MAPA

Por el camino ya han rubricado, entre otras cosas, una campaña de comunicación para una agencia de tours en Montañita (Ecuador), el cartel de un restaurante en Trinidad (Cuba), la web, la cartelería y la papelería de un hostal natural en Salento (Colombia) y la señalítica artesanal de un hotel y el diseño de los llaveros de un hostal en Coroico (Bolivia). Ahora andan desplegando su talento diseñando un blog para un hospedaje de Samaipata (Bolivia).

Demostrado, la inspiración de estos emprendedores no conoce ni límites ni fronteras. “Nos gustaría animar a la gente a que busque la manera de salir adelante con sus proyectos y sueños. Las cosas en Europa están difíciles, pero si dos nimileuristas consiguieron venir al otro lado del charco para montar un estudio nómada, cualquier cosa es posible”, alientan al personal.

Mientras cuentan su experiencia su ordenador abierto para dar los últimos retoques a su último diseño. Tienen que acabar pronto porque de ello depende su plato y su lecho. De frente, unas tumbonas, una piscina, aire puro y un increíble valle verde de esos que uno sólo ve el salvapantallas de su computadora. Esta vez en real y al precio de cero céntimos. Ahí se quedan dándole duro, están en horario oficina.

227495_502064173145101_645539269_n

Sigue leyendo en Yorokobu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s